Misión cumplida

Cuidar a los mayores es ley de vida, no lo olvidemos.

Este post es una experiencia personal que puede que coincidáis conmigo.

Todo empezó el 13/Marzo/2020, cuando nos confinaron durante 98 días después de ver cómo iban cayendo otros países en esta cochina pandemia del COVID19 🦠. Una especie de guerra surrealista, tipo ciencia ficción.

Misión cumplida
Madrid confinado en la primera ola de la pandemia COVID19

Mi madre con 93 años quedó confinada en El Escorial, Madrid (gracias a Dios) donde pasa el invierno con la familia de mi hermana (enfermera).

Misión cumplida Viaje en la pandemia del COVID19, segunda ola.
El Escorial, un pueblo monumental que lo encargo hacer Felipe II junto al arquitecto Juan Bautista de Toledo. Recomiendo visitarlo.

Todo fue muy rápido, nadie nos atrevíamos a salir, pasando mucho miedo por el enemigo invisible.

Mi hermana nos contaba como lo estaba pasando de mal en su trabajo. Nos llevaba por la calle de la amargura, rezando todos los días para que no se contagiara y por consiguiente a su familia con mi madre. 

Por fin terminó el confinamiento. Estábamos encantados al estar todos vivos y sobre todo nuestra madre se había librado… de momento. 😅

Misión cumplida
Mi Madre feliz en Alifornia

Rápidamente la trajeron para pasar el verano a nuestra amada Alifornia, cogiendo yo el testigo. 

De aspecto llegó bien, con color cetrino y un poco sedentaria.

Misión cumplida
Mi Madre y Macu, dos amigas para siempre. «Dios las cría y ellas se juntan».

Mi misión era cuidarla, entretenerla y solucionar los problemas que pudieran surgir. Lo digo porque a su edad no podíamos arriesgarnos a nada.

Establecimos una rutina positiva, con disciplina. También por el bienestar general y la convivencia. La dieta por supuesto la mejor del mundo, la mediterránea.

Mi madre es de Ávila. Castellana, pequeña, menuda, muy fuerte (no toma medicinas) y austera con ella misma, con los demás súper espléndida. También es rebelde, desobediente y gamberra. 😂

Misión cumplida
La familia Arruche, en parte. De izquierda a derecha: Un servidor, mi hermana, la matriarca, y boy mi primer hijo 👶🏻🤣

Seguían pasando los días, las semanas y los meses con mucho trasiego y mucha responsabilidad para mí, porque aunque sea mi madre, si no te obedece, te vuelve loco. 🤪

Tuvo varias dolencias de las que me tuve que ocupar junto a Macu, una amiga que se encargó de cuidarla, pasearla, etc…

En los últimos quince días se resfrió y me lo pegó a mí. Uf! La cabeza  te da vueltas y llega un momento que te hace pensar lo peor. Entre todos la curamos.

Misión cumplida
Despedida de la abuela con mujeres entrañables incluida Linda. 

También hubo buenos y muy buenos momentos, riéndonos mucho con ella, la familia y los amigos, cómo el día antes de partir que hicimos una picaeta El Tomillar (un local recomendado por su seguridad y el equilibrio; bueno, bonito y justiprecio. Está en la Playa de Muchavista, El Campello, a la altura de la Urb. Tobago.

Alargamos la estancia en Alicante todo lo que pudimos pero con la segunda ola, la «marimandona» de mi hermana me recomendó que la llevara a El Escorial antes de que volvieran a confinarnos. Yo a regañadientes y en contra accedí.

Llegaba el día de vuelta, no sin complicaciones con tanto cambio de protocolo. Me acerqué a la Policía Nacional y RENFE para informarme y sacar los billetes.

La Policía Nacional me recomendó llegar con tiempo y me ordenó llevarlo todo documentado: Billetes, el padrón, informes médicos de sus revisiones y una carta colegiada y firmada por un profesional, en este caso mi hermana. También como yo volvía en el primer AVE de salida, me aconsejaron no salir de la estación. 

Misión cumplida
Servicio de Atendo en la estación de Alicante, el año pasado.

En la estación sacando los billetes, el trato fue cordial hasta dar con un empleado amargado que le costaba hacer su trabajo con cordialidad (lástima, al tirar por el suelo la gran labor de los demás), le molestaban las preguntas que le hacía sobre mi madre y su edad, de hecho no sabemos por qué no nos ofreció el servicio de Atendo, servicio gratuito de atención y asistencia a personas con discapacidad o movilidad reducida para viajar en trenes de Renfe. 

El día de partida, a la hora de salir solicité el servicio de Atendo prestándolo sin ningún problema; al llegar a la estación de Atocha, Madrid también. Menos mal porque allí las distancias son enormes.

Misión cumplida
Collage de la Estación de Atocha, Madrid. Llama la atención su tamaño, instalaciones y el jardín botánico.
Misión cumplida
La Familia Arruche al completo después de muchos meses sin estar juntos haciendo tiempo para mi salida inminente hacia a Alicante.

Al llegar mis hermanos estaban esperándonos, nos abrazamos y besamos con “respeto”. Fuimos a un bar frente a la estación a tomar una picaeta, haciendo tiempo mientras nos poníamos al día, ya que yo salía en el AVE de las 15:30 h.

Al volver, tuve que pasar varios controles muy exhaustivos. Al llegar al de la Policía Nacional me pidieron toda la documentación, billetes de llegada y salida, etc. Nos revisaban de uno en uno, sin prisa pero sin pausa. Al final se interesó por mi madre, yo le devolví el detalle recomendándole que cuando pudiese visitara Alicante y pidiera el traslado a esta maravillosa tierra llamada Alifornia (la California Europea)… se echó a reír y me dejó pasar. Aunque iba con margen de tiempo me metí en mi vagón para acomodarme y descansar un poco. Viajé solo en el vagón cómo comento en el vídeo. En el resto del convoy iban cuatro gatos. 🐈🐈🐈🐈

 

Durante el viaje, ya relajado, escuché música con los cascos (nunca tengo tiempo para hacerlo). Pensé en mis cosas repasando y pensando lo mucho que quiero a mi madre y lo espléndida que es conmigo (soy el hijo pequeño) y a mis hermanos. También en lo rápido que pasó el verano, las relaciones con mi madre ya que discutimos un poquito a diario, luego instantáneamente se nos pasa… somos latinos. Cuidándola lo mejor que pude cómo hacen los buenos hijos.

Misión cumplida
Volví pitando en el primer AVE a mi amada Alifornia. Fui solo en el vagón, documentación necesaria para poder viajar, paisajes increíbles durante el trayecto.

Respecto a Madrid, quiero hacer una mención especial y remarcar que los madrileños son amables, serviciales, obedientes, fuertes y trabajadores al soportar con tantos impedimentos, las normas para terminar con el p… bicho. Entiendo que los que tienen una segunda vivienda en la Provincia de Alicante quieran venir a vivir aquí. Yo lo hice en 1989, como lo conté en el segundo post que escribí Por qué somos Alifornianos.

Misión cumplida
Llegada a Alifornia muy contento y feliz. 😜

Bueno Familia, al final cumplí mi misión. Cuidaros y que Dios reparta suerte. 🙏🏼🍀

P.D. Con los cuidados, el sol, el mar, nuestra forma de vida y la dieta mediterránea se fue mejor que vino. 

Siempre vuestro 

Lucho

Enlaces relacionados:

Cómo no ponerte enfermo en invierno

Cómo aumentar las defensas de forma natural

5 plantas para proteger el aparato respiratorio 

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.